PERSPECTIVAS FILOSOFICAS DE LO QUE HA SIDO DENOMINADO COMO INTUICIÓN.

  

  

 Para saber algo más sobre su perspectiva filosófica podemos leer en este artículo ilustrativo sobre esta importante cuestión.

 


  INTUICIONISMO HISTORICO


  Concepto. El imtucionismo sería la teoría gnoseológica (v. Gnoseología) según la cual es la intuición (v.) el único modo legítimo de conocer la realidad en toda su plenitud y pureza. El intuicionismo no niega la existencia de otras formas de conocimiento (v.), pero las considera imperfectas, de manera que, usando de ellas, el conocimiento que se obtiene de lo real sería inadecuado y espureo. Puede considerarse el i. como una reacción contra el valor cognoscitivo dado a la razón (v.) humana en cuanto productora del discurso racional. Para el i., en toda forma de captar la realidad en la que el objeto no se aprehenda de un modo inmediato y directo, sino a lo largo de un proceso integrado por una pluralidad de momentos lógicos, hay que ver un obstáculo a una adecuada penetración de nuestras facultades cognoscitivas en la esencia de las cosas. El intuicionismo, de gran tradición en la historia del pensamiento filosófico, puede remontar sus precedentes hasta Platón; y ha alcanzado su máximo esplendor en los s. XIX y XX, en parte como reacción frente al racionalismo (v.) imperante en la filosofía europea durante la Edad Moderna. Mas el
intuicionismo no es una doctrina monolítica; adopta diversas manifestaciones, las cuales, sobre una base común de hipervaloración de la intuición, se diferencian profundamente entre sí e incluso llegan a estar claramente contrapuestas.     

 

 Intuicionismo platónico. Platón (v.) es el padre del i.; en él, por vez primera, se ha presentado a la intuición como la fuente más perfecta de conocimiento. Es en la nóesis, un conocimiento intuitivo, en la que el alma capta directamente y sin intermediarios la realidad de las ideas eternas. Platón distingue cuatro formas del conocer (Rep. 509d-5110: la eicasía (conjetura), la pístis (creencia), la diánoia (discurso racional) y la nóesis (intuición). Menospreciando las dos primeras, como ancladas en lo sensible, valorará positivamente el discurso racional (v. RACIOCINIO) como modo de captar el ente matemático; pero únicamente gracias a la intuición, según él, es como el hombre llega a conocer la verdadera realidad, el mundo inteligible de las ideas eternas. El uso de la razón discursiva es para Platón un camino que debe llevarnos a una superación del mismo, a la vía de la intuición. Con la primera sólo captamos el ser «como entre sueños» (Rep. 533c), con la segunda llegamos a él en pleno estado de vigilia.
     

 Intuicionismo de la escuela escocesa. En T. Reid y otros representantes de esta escuela puede rastrearse una cierta modalidad de i. Como reacción frente al escepticismo (v.) en que había desembocado con Hume (v.) el empirismo (v.) inglés, Reid sostendrá que las verdades primarias, tanto del orden especulativo como del práctico, son obtenidas, no por los sentidos externos o internos ni por la razón, sino por lo que el llama common sense, sentido común, que es una forma intuitiva de conocimiento en la que se fundamenta todo el saber científico y toda la conducta moral del hombre. Los principles of common sense, las verdades primarias, no son demostrables mediante el uso de la razón, no son accesibles al discurso racional. Se admiten por captación directa, porque su visión inmediata es garantía suficiente y necesaria de su radical validez (v. SENSISMO).
    

 Intuicionismo en el idealismo alemán. La revalorización de la intuición llevada a cabo por Kant (v.) influyó notablemente en el idealismo (v.) alemán. Para Kant, la intuición se caracteriza por ser eminentemente activa y creadora. Esta tesis kantiana, acrecentada por sus epígonos, hizo que todo el pensamiento idealista alemán estuviera cruzado por un erróneo intuicionismo a ultranza (J. Barion, Die intellektuelle Anschauung be¡ Fichte und Schelling, La intuición intelectual en Fichte y Schelling, Würzburg 1929). La postura de Schelling (v.) es tajante a este respecto: la filosofía trascendental debe ir acompañada constantemente por la intuición intelectual (System des transzendentalen Idealismus, Sistema del idealismo trascendental, sec. 1, Tubinga 1800, cap. 1). Análoga valoración de la intuición intelectual aparece en Hegel (v.). Para él, el puro intuir se identifica con el puro pensar y es en la intuición donde el espíritu se capta con mayor pureza a sí mismo (Enzyklopüdie der philosophischen Wissenschaften im Grundrisse, Enciclopedia de las ciencias filosóficas en sus fundamentos, 63). Esta corriente intuicionista penetrará también en Schopenhauer (v.), para quien la intuición es el medio de captar, en medio del flujo fenoménico, la verdadera realidad que bajo él subyace, la Voluntad universal como principio último de todo lo real.      

 

 Intuicionismo bergsoniano. No es exagerado afirmar que ha sido con Bergson (v.) con quien el i. ha llegado a su máximo esplendor. Ningún pensador ha expuesto con tal claridad y brillantez el alto papel asignado a la intuición, aunque minusvalore otras formas o vías de conocimiento. Bergson contrapone dos fuentes de conocimiento, la inteligencia (v.) y la intuición. La primera, tradicionalmente tan valorada como la facultad más fecunda en el orden cognoscitivo, se le presenta como afectada de una radical imperfección que la incapacita para llegar a la captación de lo real; la inteligencia, según él, adultera la realidad (v.). Ésta es algo fluyente, inespacial, transida por la duración; la inteligencia la transforma en algo inmovilizado, espacializado. La continuidad de lo real se muta en una pluralidad de seres separados y anquilosados; es el célebre «morcelage». La inteligencia es el instrumento del saber científico, es el medio de que se sirve el homo faber, es la facultad de producir utensilios. No es que carezca totalmente de valor, pero, si bien puede satisfacer las necesidades del conocimiento científico, nunca nos permite llegar a la raíz de lo real.

 Para introducirnos en la esencia del ser hemos de acudir a la intuición, la única vía posible para la construcción de una metafísica, la única vía posible para Bergson para captar la plenitud del ser en cuanto tal ser. La intuición es «conciencia, pero conciencia inmediata, visión que apenas se distingue del objeto visto, conocimiento que es contacto y, por último, coincidencia» (La pensée et le mouvant, El pensamiento y el moviente, París 1934, 35 ss.). En la intuición se produce una íntima simpatía entre el sujeto y el objeto, por la que el primero conoce directa e inmediatamente al segundo. Y esta intuición es inefable. La realidad así intuida no puede comunicarse a los demás. Lo único factible es provocar en los otros sujetos, mediante una cadena adecuada de comparaciones y metáforas, la visión intuitiva.
     

  Intuicionismo husserliano. Junto con Bergson, ha sido Husserl el pensador que más ha revalorizado el i. en el filosofar contemporáneo. Todo su método fenomenológico (v. FENOMENOLOGÍA) gira sobre la noción de intuición eidética (del griego eídos, idea o esencia). Es ésta un conocimiento perfecto, un aprehender la esencia) de los objetos prescindiendo de las particularidads subjetivas y empíricas de los mismos (Ideen zu einer reinen Phdnomenologie und phiinomenologischen Philosophie, Ideas para una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica, 1, Halle 1913, 3). Y a esta intuición eidética asignará Husserl la misión de ser la vía de acceso a una ciencia filosófica universal.
     

  Intuicionismo axiológico. La influencia de Husserl ha llevado a M. Scheler  y N. Hartmann  aplicar el método de la intuición al campo de la Axiología (v.) Para el primero, el axiólogo más destacado de la escuela fenomenológica, las esencias de Husserl se transforman en los valores, entes ideales a priori que son captados, no en virtud del razonamiento, sino mediante la intuición emotiva, que tiene lugar como término de la pura descripción fenomenológica de los actos habidos en el ámbito de las vivencias afectivas. Esta intuición emocional no puede razonarse. Es un modo de captar el valor de forma inmediata, del que el sujeto está o dotado o privado. Por ello Scheler hablará de una ceguera para los valores semejante a la que, en el campo de la intuición sensitiva, se da respecto del color.     

 

  Intuicionismo en el espiritualismo cristiano. Dentro de esta corriente filosófica actual ha adquirido gran importancia el valor de la intuición. Así M. F. Sciacca dirá: «L'idea dell'essere non é un concetto, ma un'idea e, como tale, fonte di tutti i concetti: essa non é dedotta discorsivamente, ma é concepita per intuizione» (L'intériorité objective, Milán 1952, 31).De esta forma la intuición se convierte en la base de una metafísica, con plena superioridad sobre el conocer racional, que habrá de cimentarse en el saber intuitivo.


  Intuicionismo matemático. Una de las corrientes matemáticas de más fecundidad en el momento actual es el llamado Intuicionismo matemático. En oposición al formalismo de Hilbert , fue creado por L. Brouwer sobre la base de anteriores ideas defendidas por L. Kronecker. La tesis fundamental de este i. es la afirmación de que la Matemática está constituida exclusivamente por un conjunto de entes construidos intuitivamente por el matemático, sobre los que se seguirán construyendo otros mediante un sistema operacional claro, preciso y fecundo.

     
      V. t.: CONOCIMIENTO; INTUICIÓN.; IRRACIONALISMO; ONTOLOGISMO; Dios IV, 2; etc.

http://www.mercaba.org/Rialp/I/intuicionismo.htm
     
     

BIBL.: A. Caso, La filosofía de la intuición, México 1914; C. PIAT, Insuffisance des philosophies de 1'intuition, París 1908; D. G. MARTINS, La intuición como método en la metafísica, Madrid 1943; J. BARRIO, Acerca de la intuición intelectual, «Atlántida», n° 17,III, Madrid 1965, 540-547; P. KUCHARSKi, Les chemins du savoir dans les derniers dialogues de Platon, París 1949; J. ZARAGÜETA, La intuición en la filosofía de H. Bergson, Madrid 1941; E. LEVINAS, La théorie de 1'intuition dans la phénoménologie de Husserl, París 1930; M. SCHELER, Mica, II, Madrid 1942, 24-37.

 

J. BARRIO GUTIÉRREZ.

Cortesía de Editorial Rialp. Gran Enciclopedia Rialp, 1991

 

www.intuicion.org

Necesitamos de toda colaboración sincera, para conseguir que esta tarea de divulgación pueda llegar al maximo numero de personas posibles,... ese es nuestro objetivo y todos podemos aportar un minimo de intención,... que por cierto es lo mas valioso.

 

Linea abierta para nuevas colaboraciones

TERAPIAS ALTERNATIVAS

 

 

Contactar

 

Queridos amigos,

Gracias ante todo por asomarse a esta ventana, donde estaremos  encantados de contactar con todo aquel que se encuentre interesado en recuperar su propia sabiduría.

El sencillo acto de  compartir el camino, nos sirve de gran ayuda y de inmensa alegría.

 

contacto@intuicion.org

 

Plataforma para la Divulgación del Pensamiento Intuitivo también en redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Plataforma para la divulgación del Pensamiento Intuitivo